jueves, 30 de diciembre de 2010

¡Feliz 2011!

Mañana se acaba el 2010, bien para algunos, mal para otros, pero la realidad es que se acaba.

Así que bueno, desde mi blog, este pequeño rincón en el que me siento a reflexionar con mi café, quisiera agradeceros a todos/as cada comentario que hacéis, cada vez que entráis por aquí y tomáis café por aquí, cada palabra de aliento que alguna vez habéis mostrado, cada abrazo escrito-regalado, cada sonrisa imaginada, cada sonrisa incluso robada, cada detalle, cada "hola", cada beso, cada "hasta pronto"....

Me gustaría pues, tener presente a estas personas que voy a nombrar...

Gracias a Ana, a Cristicienta, a Maitasun, a Elena, a Carolina, a Jose, a gallega, a Blind-y, a Route 66, a Carol, a Zamarat, a Candela, a David, a Lourdes, a Nebulina, a la pequeña Meg, a Polilla, a Ausencia silenciosa, a Rosa, a Mamen, a Yuria, a Miguel, a Yo, a Susana, a Malvi, a Xicuela, a Mercy, a Esmeralda, a Cecilia, a María Fontaneda, a Gema, a Mª Carmen, a Aloha, a Inma, a Lorevero, a Kokrann, a Casti, a Rake, a Clarita, a Álvaro, a Eva, a Laura, a Santiago, a Teresuqui, a Menina, a Enebea, a Diosa Astarté, a Pily, a Paulana, a Daisy, a Mónica, a Catalina, a Pepe, a Alice, a Victoria, a Ainhoa, a Álex, a Noelia, a Juan... porque todos/as váis a seguir siendo bienvenidos a tomar café en la tacita...

Y sí, seguiré visitando vuestros rincones, de este a oeste, de norte a sur, y sí, seguiré emocionándome con vuestras baladas en prosa, con vuestra forma de escribir, tan distinta en unos, tan peculiar en otros. Y sí, seguiré riendo con el buen humor de algunos, y sí, seguiré sonriendo al ver muchos de vuestros logros...

Gracias a todos/as...¡Feliz 2011!

P.D.T. E recuerdo de la felicidad, ya no es felicidad; pero el recuerdo del dolor, probablemente será todavía dolor...así que ya sabéis, con las malas experiencias, pasad página y... ¡adelante
compañeros/as!

P.D.T. No olvidéis que tener sueños es bonito, pero hacerlos realidad...es mucho más hermoso....

lunes, 27 de diciembre de 2010

Siguiendo al "erudito imaginario"...

Últimamente queremos los resultados a corto plazo y demasiado urgentes… lo cuál me resulta llamativo, porque si de verdad quieres algo, tendrás que luchar por ello…reconociendo ciertos aspectos... Porque en los últimos días, hablando ocn determinadas personas ( amigos, compañeros, gente de los blogs) , buscamos más el cómo queda la cosa al final y no tanto el qué se ha hecho para llegar a ese final… Yo voy a reflexionar a partir de un “erudito imaginario” que me hace una fiel compañía…

Es curioso, pero solemos considerar al resultado como lo único importante…aunque yo soy de los que pienso que el éxito en sí es un proceso…no es un destino, eso creo que es obvio.

Está claro que el proceso incluye que nos equivoquemos, incluye errores. No hay aprendizaje sin error, qué solemos decir los maestros…pero también quiero dejar claro que lo inverso no es necesariamente cierto: el error no da siempre lugar al aprendizaje…eso dependerá, digo yo, de lo que cada uno haga con sus experiencias….porque está claro que la experiencia no es lo que nos sucede, sino lo que hacemos con lo que nos sucede, que es bien distinto.

Tener una buena experiencia no significa no haberse equivocado, sino haber aprendido de los errores cometidos. Cada fracaso está claro que nos enseña algo. Decía el “erudito imaginario” que la recompensa de una buena acción es haberla hecho…y no le faltaba razón…

Es obvio que algo mal hecho nos puede recompensar con mucho más: a
prender de eso. No elegimos los golpes que nos da la vida. Lo que sí decidimos es nuestra actitud ante ellos.

La manera en que vivimos es fruto de nuestras decisiones, y las decisiones, claro está, tiene consecuencias. Y las consecuencias, pienso yo, más tarde o más temprano, vienen a nosotros.



Todos cometemos errores, y es de torpes negarlo, ponerse a la defensiva y luchar contra lo que resulta obvio, defendiendo lo indefendible. No podemos tapar el sol con las manos… con eso sólo conseguiremos volver a repetir el mismo error…

Creo que es más provechoso reconocer la situación, analizarla y aprender de ella, con una firme voluntad de mejorar. Porque tampoco nos sirve quedarnos en una actitud de crítica estéril.

 Es fácil criticar y encontrar errores. Eso puede hacerlo cualquiera. Pero esa es sólo la mitad de la historia. Los que de verdad avanzan son los que, después de encontrar ese error, pueden hacer que las cosas salgan mejor.

Yo creo que todos conocemos el precio del éxito: dedicación, trabajo y una devoción por ver nuestros proyectos, nuestros sueños, hechos realidad. Como dice Punset…el talento es algo muy común… lo que falta en las personas no es inteligencia, sino constancia…

Espero que la constancia se apodere de todos vosotros el próximo año…será señal de éxito…
P.D.T. Aquí me quedo… Café con leche con unas gotitas de crema de orujo…Desde el sur… os mando un abrazo bien grande a todos/as.
P.D.T. Agradecimientos a todos/as por “estar ahí”…
P.D.T. Ya escribí mi cartita a los Reyes ( se la dí cuándo vinieron al cole…)… les pedí sobre todo constancia y una pizca de suerte… a ver cómo se portan jejejeje.





sábado, 25 de diciembre de 2010

El que no se arriesga, no gana...

Vivir intensamente la felicidad es mucho mejor que vivir en paz sin emociones, eso está claro.
Y vivir el dolor es mejor que no sentir nada, porque luego pasa y te sientes como una nueva persona, y con una fuerza increíblemente renovadora, eso es algo obvio...
Sólo hay que saber sacar la mejor lección de cualquier situación. Yo voy a arriesgarme… y os dejo ahora con una reflexión que me ha pasado un amigo…

El riesgo es:
  • Hacer algo por alguien, es arriesgarse a involucrarse.
  • Expresa

    r sentimientos, es arriesgarse a mostrar tu verdadero yo.
  • Exponer tus ideas y tus sueños, es arriesgarse a perderlos.

  • Reír, es arriesgarse a parecer un tonto.
  • Llorar, es arriesgarse a parecer un sentimental.
  • Amar, e

    s arriesgarse a no ser correspondido.
  • Vivir, es arriesgarse

    a morir.

  • Esperar, es arriesgarse a la desesperanza.
  • Lanzarte, es arriesga

    rse a fallar.
Pero los riesgos deben ser tomados, porque el peligro más grande en la vida es no arriesgarse.

La persona que no arriesga, no hace, no tiene, no pretende, no anhela...
Se pueden evitar sufrimientos y preocupaciones, placeres y alegrías pero te estarías perdiendo de aprender, sentir, cambiar, crecer, amar y vivir...
 Sólo una persona que se arriesga es libre… ¿te arriesgarías a correr riesgos?...
P.D.T. ¡Feliz Navidad a todos/as! Espero que paséis unos días muy felices y que cojáis fuerzas para afrontar un nuevo año.

P.D.T. En Barcelona de pm (destaco por el día el Parque Güel, lo demás ya lo conocía todo, y por la noche… Barcelona Mirablauuuu, jejeeje).

P.D.T. No he escrito desde el mes pasado porque he tenido mucho curro en el cole… ya estoy de vacaciones y aprovecharé para descansar jejeje, que luego me va a esperar un año durísimo.

P.D.T. Un abrazo bien grande para todos/as.




 

sábado, 27 de noviembre de 2010

Con el corazón en la mano, no lucharás en vano...



Tarde de lluvia. Té en mano, el café vendrá después. Té verde, traído de Marruecos, allá dónde el sol se pierde…Tarde de reflexión, de pensar, de tomarte un té, mientras miras por la terraza y ves el mar un poco alterado, quizá por la lluvia, quizá, quién sabe, porque puede estar enfadado, ya le preguntaré, cuándo se calme…
Costa gaditana. Bonito paisaje cuando llueve, aires de viento que recuerdan que tiempos pasados quizá fueron mejores, o que tiempos futuros quizá sean peores… pero, sin embargo, lo que importa es el presente… ese presente que se vive cada día, con la mejor de las sonrisas…un bonito día, que nos trajo la luna, pero….sin embargo, llueve, y no cesa en su empeño… y seguirá así durante los próximos días.
Me gustan los días de lluvia dependiendo del plan que tenga, claro está. Ayer venía de casa de mis padres en el tren, e iba leyendo y tal y, de repente, alcé la vista y divisé en el vagón contiguo un slogan que decía: tú decides.
Es curioso, pero me hizo reflexionar. Era la tercera vez que veía esa frase en el día. Primero por la mañana fue en el cole, pues lo hemos puesto como slogan del objetivo del curso y tal; posteriormente lo ví en un anuncio del equipo de fútbol local de la ciudad dónde trabajo que decía algo así cómo… “En la vida hay que elegir, pero hay cosas de las que te puedes arrepentir, tú decides”. Y, por último, en el tren, mientras iba leyendo… es curioso, pero el libro que estoy leyendo también va en relación a eso, a elegir, a decidir… y, es curioso tb, pero mi vida últimamente se basa en eso…EN DECIDIR, en si me merece la pena o no lo que voy a hacer…
Analicemos pues:
“Nada como única opción… durante toda mi vida, me he negado a creer en eso. Hay gente que sí lo piensa… pero la palabra nada es una palabra demasiado vacía para ser la última opción, la verdad, y eso de pasar por la vida sin más, como q no… en la vida hay q hacer cosas, y hay q saber decidir…
Durante toda mi vida he intentado hacer lo imposible para hacer realidad lo que mi corazón me ha dictado, nada más lejos de meterme en una discusión de lo q ue piensa mi mente no lo hace mi corazón ni nada de eso pero… Es ahora cuando mis latidos, en algunas ocasiones, pierden fuerzas y se quejan de flaqueza….es ahora cuándo, te das cuenta que ese nada, no es nada, sino que lo es todo…y en tus manos está, volverse loco. Es ahora cuando, lo que el tiempo ha puesto a tus espaldas pesa más que debes no elegir, sino pensar en sobrevivir…
Y es, en ocasiones, cuando los caminos que se dejan pueden cambiar tu vida, y es pronto cuando se decide tu futuro. Entre ciclos, y reciclados tiempos repetidos, te resistes, como siempre a dejar de nuevo marchar, pero se marchará, eso es obvio.
Tal vez, pienso yo, la cuestión no es dejar todo, sino tenerlo todo… pero, como, siempre… el que mucho abarca… poco tiene, si es que los refranes que recitaba mi abuela están por algo. Y yo no tengo nada, y me dan siempre… más nada. Pero a la vez, lo tengo todo, y soy, extremadamente feliz, por muy contradictorio que a todos los textos que podáis leer, como éste, sea… y es así.
Vivo luchando por mis sueños y por lo que dicta mi corazón. Vivo perdiendo trocitos de mi vida y perdiendo latidos amando, y no me importa perderlos. Pero se sufre tanto que uno lucha hasta la extenuación, y tal vez sea ese el gran problema, luchar por algo que de por sí, no necesita luchar. Y es que todo es lo complicado que lo quieras complicar, y ni te imaginas hasta qué punto podemos llegar… no hay que echar un vistazo a la realidad, a la sociedad, para darse cuenta…
Y sí, tengo por bandera una frase de Napoleón Bonaparte que dictaba así: “con constancia y tenacidad se obtiene lo que se desea, la palabra IMPOSIBLE no tiene significado”, esa es la bandera que enarbola el reto personal de este año… lo conseguiré…
Y yo no puedo hacer otra cosa que hacer lo que siempre hice hasta el día de hoy… seguir respirando, porque eso quiere decir que sigues vivo, que tu corazón sigue latiendo y que… no luchas en vano.

P.D.T. He hecho el juego de palabras en el título del post con el final del post y el título del libro que he empezado a leer: “Con el corazón en la mano” de Cleave Chris… tiene una pinta buenísima…
P.D.T. Este Lunes comienza la Navidad en el cole como quién dice: adorno de clase, preparar el teatro… mmmmmm… en los comercios empezó hace un mes jajajajaja…..
P.D.T. Este Sábado vuelo hacia Barcelona y me quedaré hasta el Miércoles… ¿alguna recomendación? Jejejeje… no voy desde hace once años, así que si alguien conoce sitios para comer, para visitar y demás, aparte de los típicos, háganmelo saber porfi.
P.D.T. Un abrazo a todos/as y que tengáis una feliz semani!

domingo, 21 de noviembre de 2010

Palabras...

Buenas…siento haber tardado tanto en escribir, la verdad es que tenía un poquito abandonado este mundo que tanto gusta, pero lo cierto es que últimamente tengo poco tiempo…pero bueno, allá vamos.

Estos días, por casualidad, he hablado con mucha gente y, curiosamente, ha salido el tema de la gente que tiene o no tiene conversación y de lo importante que es tenerla, es decir, tenerla y usarla. Será porque me codeo en el mundillo de la docencia y bueno, la importancia del lenguaje, de expresar sentimientos, etc.

Reflexionemos pues, sobre ello:

Soy de los que considero que, cuando la conversación es fluida, la motivación sube. Se puede hablar de muchas cosas, pero la palabra nunca está de más entre dos seres humanos, creo que es algo obvio.

Si hablas con alguien, puedes crear todo aquello que hoy ves y aquello que no ves, debido a tu imaginación. De esta manera surge el poder de la palabra hablada, debido a la buena conversación que manejamos podemos convertirnos en un auténtico creador de mundos, dónde la palabra sale adelante como una flecha, cumpliendo su cometido, que no es otro que el de intercambiar ese flujo de sensaciones que, de una manera u otra, ella misma produce.

Si adelantas tu “azotea” a tiempos remotos, te percatas de que ésto lo tuvieron muy claro los pueblos antiguos, que hacían un buen uso de la palabra, y así vemos la importancia de la Tradición Oral en los aborígenes, de ahí que los cuentos hayan sido un gran invitado en esto de la palabra…doy fe de ello debido a que trabajo con niños/as, que son los que usan esa sabia imaginación para convertir sus conversaciones en un flujo de palabras y palabras que aprenden día a día…

Es curioso el poder de la palabra. Una bien dicha es capaz de salvar el universo, una mal dicha, es capaz de provocar una catástrofe. De ahí, pienso yo, la importancia de esa frase que dicta así… “no digas lo que piensas si no te has pensado el qué decir…”. Curioso, ¿no creéis?. Utilizamos palabras para todo, algunas incluso las hacemos nuestras, nos apoderamos de ellas, les ponemos nombre y apellido…y ni siquiera somos conscientes de la importancia que pueden o no pueden tener…

Se puede hablar con uno mismo, con los demás, por móvil, por internet, por la radio, en una calle, en una plaza, en una cafetería, en una playa, en la montaña, en un lago….como es algo que todos usamos…debemos cuidarlo.

Hay que intentar no caer en el fanatismo desenfrenado, pues te puede llevar a unos límites de incultura bastante elevados (es mi opinión); hay que saber escuchar al otro para aprender; es bueno innovar y no encasillarse, como decía mi amigo “el vasco” en el camino...”en la vida hay que saber un poquito de todo”; hay que abrazar a quién te abraza…es otra forma de comunicarse, de conversar con el corazón…Hay tantos “hays” y tan poquitos “hagos”…

Me considero amante de la buena conversación, siempre me llamó la atención aquellas personas que dan un buen trato a la palabra, hacen uso de una exquisitez absoluta en cuanto a la conversación se refiere…
Ultimando, decir que ésto es una cafetería, y aquí cada uno puede decir lo que piensa, siempre y cuándo se le dé un buen uso a la palabra…
P.D.T. Que tengáis una feliz semani, un abrazo grande a todos/as.
P.D.T. Como rezaba en mi anterior etapa bloguera…”Ésto es la cafetería de todos, aunque hay que recordar que la buena comunicación estimula tanto como el café, y quita el sueño en igual medida…”

P.D.T. "La Pequeña Meg" me ha otorgado un premio... así que le mando un abrazo grande desde aquí y mi agradecimiento pues... me ha hecho mucha ilusión las palabras dedicadas.
P.D.T. El Flamenco es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO… ¡qué bien suena eso joder (con perdón jejeje)!...Lo veo, lo veo… fin de curso, mis niños/as todos vestidos de gitanos/as a bailar flamenquito en “el tablao”… lo veo, lo veo jejejejejej…. Muriendo en Cádiz…cuna del flamenco...

miércoles, 3 de noviembre de 2010

El camino a ti debido...

Ayer fue un día especial….digamos que una preocupación que tenía en la cabeza se disolvió y se fue sin más… así que bueno, cuando llegué a casa, solté las cosas, me vestí para ir a correr a la playa, y me puse en el MP3 a Enya y me fui a correr. Me relaja escuchar ese tipo de música… hasta hace unos años ni la escuchaba, pero un amigo que conocí en el camino me la recomendó, e incluso me regaló un cd… q ahora escucho cuando tengo un día duro…Y ayer lo era… y mientras corría por la playa iba pensando en un día que pasé en el camino… entrando en la provincia de Lugo… en un pequeño pueblo dónde parecía que no había pasado el tiempo…Era mi cumpleaños, y ese día reflexioné sobre mi vida, sobre mi camino…y al atardecer, me fui a ver el horizonte a través de las montañas… y en una libreta, estas palabras escribí…
“Son nuestros caminos, caminos de vida, cuando atravesamos el sendero que nos conduce al corazón.
Las palabras pueden modelar el ardor y velocidad de nuestros pasos, los versos pueden dibujar horizontes de destino, y los poemas… los poemas pueden conformar travesías y realizar itinerarios.
Fíjate como, al aprender, en realidad estás caminando…hacia ti mismo, hacia dentro…No se trata de ver, se trata de mirar; no se trata de oír, se trata de escuchar; no se trata de hablar, se trata de transmitir…
Caminar es mucho más que desplazarse, sobrepasa, con mucho, el simple hecho de ir de un sitio a otro.
Caminar es vivir, por eso el poeta recurre a la metáfora del camino para desvelarnos lo esencial de vivir.
Ahora tengo claro que vida es camino, y no meta o destino.
La meta del camino no está en ninguna llegada, sino en cada paso dado. No hay destino ni final, sino el despliegue sucesivo de cada paso.
Cada paso es un movimiento sencillo y concreto, por eso es invitación de eternidad…
La frase que sigue quiere ser eso, un pequeño paso hacia tu corazón, una invitación a adentrarme en esa eternidad… y en la paz de tu alma”.
O´Cebreiro , a 21 de Julio de 2010

Qué curioso… pero muchas de las cosas que aprendí en el camino ahora las suelo trasladar a mi vida diaria, a mi rutina… y bueno, no me va mal… soy feliz.
P.D.T. El finde voy a andar liado, por eso escribo entre semana.
P.D.T. Que tengáis un buen final de semana…¡un abrazo bien grande!
P.D.T. En el camino hay que aportar cosas… pasar sin más, es lo fácil… y el camino, como la vida…de fácil tiene bien poquito….

lunes, 25 de octubre de 2010

El sueño a ti debido...

Soy de los que pienso que nunca se le debe decir a un niño ni a nadie que sea soñador o soñadora que sus sueños son tonterías, porque pocas cosas son tan humillantes, y sería una verdadera tragedia si lo creyese, porque le estaríamos quitando la esperanza de que sus sueños se conviertan en una realidad…

Es cierto que yo soy de los que daría lo que fuese por vivir siempre soñando, porque los sueños te llevan a sitios dónde nunca podrías estar, si no es soñando.
Y sí, sería bonito siempre poder trasladarte a lugares idílicos y maravillosos, como en las mil y una noches de Alí Babá… sin ir más lejos…


Los sueños te acompañan por caminos llenos de luz, sin exigirte nada, son senderos sin abrojos dónde tus pies cansados flotan como en nubes de algodón, y tus manos… tus manos nunca estarían vacías….

Hay que tener en cuenta también que los sueños también pueden llegar a ser el bálsamo que calma las heridas y suavizan, en buena parte, tu vida…colmándola de logros, a priori, inalcanzables.

 Y sí, ¿pq no? Ya me gustaría  a mí vivir siempre soñando, porque pienso que los sueños prolongan la vida, y te elevan sobre sentimientos que no son sanos y con ellos puedes conseguir vivir en ese mundo ideal… como Aladín y Yazmine…

Q sí, q yo sé q tú me lees… entérate de que los sueños no son tonterías, que son esperanzas que algún día puedes conseguir…Ten claro siempre que si sigues un sueño creado por to y pones en él tu afán y tu fé en alcanzarlo, ten por seguro que lo conseguirás, siempre que tu sueño sea leal y verdadero… sólo tienes que verter en él todo tu empeño, tu voluntad y tu fuerza espiritual…

Yo, mientras tanto, seguiré pensando en derrochar sobre ti todas mis virtudes…ese será mi cometido hasta entonces.

P.D.T. Una persona bloguera me preguntó el otro día pq casi siempre escribía los posts metaforizando… digamos que es mi manera de escribir,  me gusta que cada cuál le dé su propia interpretación. Es como cuando le cuentas un cuento a los niños y no le cuentas el final y ellos se tienen que inventar distintos finales… es lindo ofrecer la capacidad de elegir en todos los parámetros que la vida te pueda marcar….

P.D.T. ¿Vosotros creéis en la teoría de “el alma gemela”? Yo sí… algún día escribiré sobre ello pues.

P.D.T. Apreciados/as soñadores/as…que vuestro vida siempre sea un sueño… hecho realidad. Que tengáis todos una feliz semani. Un abrazo grande, grande, grande.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Shhh, calla y escucha...

No suelo fijarme mucho más de lo necesario en lo que hacen los demás… Digamos que tengo por lema ese tópico de “vive y deja vivir”, y en ese sentido me va bien… digamos que por el momento que me toca vivir… hablo lo suficiente… pero escucho más… almenos en ello me esfuerzo… pq ahora, pienso yo, es tiempo de aprender. Ya decía mi abuela una frase q me hacía mucha gracia, porque yo la miraba perplejo sin entender nada…”Lo importante al hablar es ser como un eclipse de luna”… os podéis imaginar mi cara de niño escuchando eso… yo me imaginaba la luna, las estrellas… pero siempre pensaba… ¿ésto qué tendrá q ver con hablar?


Al cabo de los años y hablando con mi madre del tema, entendí la frase claro… que lo importante es aparecer poco, pero cuándo lo hagas… q seas brillante ( como el eclipse de luna, que aparece muy poco, pero cuándo lo hace es increíble)….Y en ello estoy, esforzándome para no hablar más de la cuenta… y sí escuchar para aprender… es complicado a veces, y os aseguro q no busco ni la brillantez ni el lucimiento ( no son amigas mías precisamente esas palabrejas), pero lo intento….


Entonces, con ésto quiero haceros reflexionar sobre la importancia de escuchar. Aprender a escuchar, esa es la cuestión. Hay tantísima gente que carece de esa virtud… y es algo tan preciado, que quién la tiene, ni siquiera es consciente de lo que posee… porque realmente, considero, y no es afán de hiperbolizar, que quién la tiene posee un don…


Le quiero dar un matiz distinto al saber escuchar… lo voy a reflexionar desde el punto de vista del silencio… veamos…


Para empezar a escuchar, es obvio que es preciso perderse en un espacio y un tiempo determinados… que uno elige, claro está… se trata de hacerse amigo del silencio… ese recurso educativo que los maestros/as solemos trabajar y que tanto nos cuesta…


Es preciso, pienso yo, hacer el silencio en la escucha y en la mirada, para poder descubrir las formas del silencio, pues éste, como toda manera de estar, tiene sus formas…
El silencio es algo que se puede escribir, se ofrece a la escucha. Sin ir más lejos, cuando, por ejemplo, yo en el cole enseño a los enanos las notas musicales, el silencio es una figura más y cada nota figurada posee su recíproca figura silenciosa, ésto es, la figura de pausa. Una figura que mide el silencio…
En el lenguaje verbal también grafiamos el silencio. Así, los puntos suspensivos dejan colgado el discurso, lo suspenden. Y yo soy mucho de escribir puntos suspensivos… jejeje….Pero el valor de estos puntos depende de la palabra que los antecede, eso es algo que se palpa claramente…


Tanto el silencio del lenguaje como el silencio que se introduce en la música suelen ser respiraciones que reclaman la atención. Respirar será crear el hueco en el que la atención puede desplegarse. El silencio es entonces como un suspiro. En su día, me decía mi compi de música, que el silencio es el nombre con el que la tradición francesa del s.XVIII designaba al silencio del valor de una negra en música….es curioso cuánto podemos aprender del silencio como recurso educativo…


La escuela, debe ser un fiel reflejo de la sociedad… y a mí me gusta fijarme en la sociedad para llevarlo al cole…. Y también me encanta fijarme en el cole, para llevarlo a mi vida….y como estoy hablando del silencio, lo voy a llevar a la vida pues.


¿Cuántas veces callamos por miedo, por cortesía o por respeto? Pero es curioso, porque hay tantas veces que gritamos y nadie nos oye…


Hay silencios largos, hay otros que son dañinos y hay algunos que incluso son demasiado profundos… tan íntimos que el que calla no es que otorgue, sino que simplemente enmudece… ¿o enloquece desde su prisma? ….
Hay algunos silencios que son culpables, porque ocultan cosas que serían más bellas a la luz del día… aunque también tengan que estar a la luz del que daña…
Hay algunos silencios tan inocentes que la valentía sólo la averiguan una vez que se cansa uno de callar… hay veces que hablando también podemos llegar a ser cobardes… qué pobre aquel que lleva ese escudo…
.Cuando hablamos, callamos algunas voces que tanto hablan… cuando callamos, hablamos de esas voces que tanto callan…es curioso, ¿no?
¡Qué don más grande!… el de saber escucharse a sí mismo… y sobre todo, el de saber escuchar a los demás…


P.D.T. Yo sé que vosotros sois “buena gente” (como decimos en el sur jejeje) y aguantáis mis reflexiones jejejejeje. Que igual muchas veces sé que las “entrebusco” demasiado… pero me gusta hacer pensar sobre cuestiones que yo considero importantes… es que se ven las carencias, carencias que yo soy el primero en tener, que conste.


P.D.T.Que tengáis un buen final de semana… Mil abrazos para todos/as… que dure seis segundos, como decía el otro día Elsa Punset en El Hormiguero.







domingo, 10 de octubre de 2010

Un largo trayecto...

A lo largo de la semana, de los cinco días que voy a trabajar, como mínimo tres me suelo ir en tren. Me gusta, voy leyendo, voy a mi ritmo, me relaja, pues es un trayecto pequeñito (un cercanías vaya) y bueno, me desestresa luego del coche, de tener que aparcar cerca del cole, etc.
El otro día, mientras esperaba el tren, me vino a la mente una noche de reflexión en el camino, en la que hablaba con dos personas que hacía dos días que conocía sobre la vida, sobre las oportunidades, sobre los trenes que hay que coger, etc. Me gustó esa charla, creo que me aportó mucho.
Hoy voy a reflexionar sobre ello y no lo voy a encaminar a la típica frase de “hay trenes que sólo pasan una sóla vez”…. Porque realmente no creo que sea así…En cualquier caso,  a ver qué me sale, veamos:
La vida para mí es como un viaje en tren, lo tengo claro. Podríamos decir que es una comparación extremadamente interesante, cuando es bien interpretada, claro está. Interesante porque nuestra vida es como un viaje en tren, llena de embarques, de desembarques, de pequeños accidentes en el camino, de sorpresas agradables, de algunas subidas alegres… y también de algunas bajadas tristes.
Si lo piensas un minuto, cuando nacemos y subimos al tren, encontramos dos personas queridas que nos hacen conocer el viaje hasta el fin: papá y mamá. Lamentablemente, ellos en alguna ocasión bajan del tren y ya no vuelven a subir. Entonces quedamos huérfanos de su cariño, protección y afecto, pero, a pesar de ésto, nosotros continuamos viajando.
En ese largo trayecto, conocemos otras personas interesantes que suben al tren: nuestros hermanos, nuestros amigos y nuestros amores. Muchos de ellos sólo realizan un corto paseo, otros permanecen siempre a nuestro lado, compartiendo las alegrías y las tristezas.
Tenemos que percatarnos también de que en el tren viajan personas que andan de vagón en vagón ayudando a quién lo necesita. Otros viajan ya cerca de nosotros y los queremos tanto que cuando se bajan dejan recuerdos imborrables.  Muchos incluso viajan en asientos cercanos a los nuestros pero no sabemos quiénes son…. Ni nos interesa averiguarlo.
Hay que considerar también que otros pasajeros, a quiénes queremos, prefieren sentarse alejados de nosotros, incluso en otros vagones. En ocasiones, nada nos impide que tratemos de acercarnos y sentarnos junto a ellos, pero otras veces ésto es imposible porque los asientos contiguos ya están ocupados por otras personas…
Yo pienso que el viaje es así, lleno de atropellos, sueños, fantasías, esperas, llegadas y partidas. Sabemos que esté tren sólo realiza un viaje, el de ida, el de vuelta no es sólo que pura ficción…
Tratemos pues de viajar de la mejor manera posible, intentando tener una buena relación con todos los pasajeros, procurando atender lo mejor posible a las necesidades de cada uno de ellos, recordando siempre que, en algún momento del viaje nosotros mismos podemos perder las fuerzas y necesitar que alguien nos entienda y nos ayude. Es obvio que el gran misterio de este viaje es que no sabemos en qué estación nos toca descender a nosotros…
En este sentido, yo creo que la esperanza ( para quién le falte un poco de eso… en cualquier ámbito de la vida) está en pensar… si el tren disminuyera la velocidad, para que suban y bajen personas… siempre podremos preguntarnos…¿quién subirá, quién será?....puede que incluso, alguien que suba, sea un viejo conocido de la estación principal como, en su día, me sucedió a mí…
P.D.T. Que tengáis todos una feliz semani. Un abrazo grandote.
P.D.T. “Quizá nuestros asientos no son contiguos, pero es muy probable que vayamos en el mismo vagón”.
P.D.T. Al comentario anónimo de “Lolaylo”…espero que estés más animada…y sí, tengo claro que la vida es una cuestión de motivaciones… igual que los animales se mueven por impulso, yo me suelo mover en todos los ámbitos por “motivaciones”. Por cierto, no sale tu blog cuando pincho….
P.D.T. Oye, me voy a los madriles el finde que viene ( tengo ya ganas porque hace unos meses que no voy)… ¿alguna recomendación? He visitado muchos sitios en Madrid, pero siempre voy a sitios nuevos porque para mí es parecido al infinito, siempre descubres lugares nuevos…Probablemente visite el museo Sorolla ( que me queda por verlo), y vaya de nuevo a espectáculos de Jamming… si tenéis alguna recomendación… se aceptan sugerencias jeejejeje. ¡Bicos moitos!!!!

sábado, 2 de octubre de 2010

Sin pausa, pero...¿sin prisa?...

Muy buenas a todos/as. Hace ya algunos años ( seis años aproximadamente)… estuve viviendo en Madrid… acababa de terminar la carrera y bueno, opté por vivir un añito y pico en esa ciudad que tanto adoro, y que suelo visitar cuándo y cuánto puedo…
Vengo a referirme a esa etapa, pues, una vez vivido allí, recuerdo que cuando me bajé de nuevo a mi tierra… se me quedó algo muy llamativo de las grandes ciudades… “la prisa”…Yo allí, viví de deprisa, sin duda. Tenía tres trabajos (tenía 21 años qué coño, tenía que pagarme mis cosas jaajaja)…y sí, fue un año inolvidable… pero iba de un lado a otro corriendo, sin parar…
Y la prisa puede convertirse en una dificultad añadida si no la sabes controlar…Es curioso cómo, a sabiendas de que hay ciertos elementos que en verdad nos afectan, no luchamos contra ellos de una manera consistente, o, mejor aún, intentamos erradicarlos de nuestra vida…
Soy de los que pienso que la prisa está señalada como uno de los grandes males de nuestro tiempo y quizás uno de los factores que más estrés añade a nuestra vida… lo suelo ver todos los días en los padres de mis alumnos/as, sin ir más lejos… Sin embargo, no estoy seguro de que la mayoría de la gente esté tan consciente, sobre todo, de dos cosas relevantes: por un lado del daño que genera, y por el otro, no menos grave, de la facilidad con la que caemos en sus garras.
Es obvio que, conforme vamos avanzando en nuestra vida y en nuestras responsabilidades, quisiéramos abarcar más y más cosas y alcanzar mayores logros, y que ésto, a su vez, requiere de más tiempo y dedicación para conseguirlo, por lo que tarde o temprano terminamos por vivir una vida con prisa…y hasta que no nos damos de frente con esa realidad, no “paramos”.
En las grandes ciudades se puede observar ésto con más arraigo, y, sin embargo, mientras más pequeña sea una población, la gente parece vivir más fácilmente al margen de esta amenaza…
Por otro lado, está claro que en la época en la que vivimos, en la era de las comunicaciones, en la que la información y todo se desplaza de una manera vertiginosa, es mucho más habitual caer en la prisa.
Pero el hecho es que la prisa es una de esas cosas que, de alguna manera y en mayor o menor medida, se ha introducido en nuestra vida, y sobre la cual habría que reflexionar si queremos llevar una vida más plena…sinceramente, lo hice en su día, y me percaté de que “había que parar”…y aún hoy, en muchos aspectos, “vivo deprisa”.
Reflexionando un poco: ¿nos hemos puesto a pensar si vivimos una vida de prisa?. Y de ser así ¿podríamos determinar cuándo es que iniciamos a vivir de esa manera?
Yo miro por el retrovisor y trato de recordar cuándo es que se hizo presente en mi vida, pero sobre todo cuándo es que se instaló como una constante, y me pregunto qué tendría que hacer para desecharla de mi vida.
Ésto de vivir priorizando tampoco es sencillo porque nos lleva a elegir, y elegir, en mi opinión,  implica renunciar, pero debemos estar conscientes que de no priorizar terminaremos por no hacer bien las cosas, viviendo estresados y siendo ineficientes, en tanto que, de hacerlo, nos permitiremos llevar una vida con menos equivocaciones, por supuesto, menos agobiada, más relajada y, no dudo, más exitosa….y sí, es complicado… pero…¿hay algo sencillo en este camino?...

P.D.T. Reflexionando al lado de un café con leche y dos de sacarina y una buena conversación…
P.D.T. Buena semani para todos/as…
P.D.T. Ya llega el otoño, se notan más frías las mañanitas…me gusta, mi estación favorita, sin duda…