domingo, 21 de noviembre de 2010

Palabras...

Buenas…siento haber tardado tanto en escribir, la verdad es que tenía un poquito abandonado este mundo que tanto gusta, pero lo cierto es que últimamente tengo poco tiempo…pero bueno, allá vamos.

Estos días, por casualidad, he hablado con mucha gente y, curiosamente, ha salido el tema de la gente que tiene o no tiene conversación y de lo importante que es tenerla, es decir, tenerla y usarla. Será porque me codeo en el mundillo de la docencia y bueno, la importancia del lenguaje, de expresar sentimientos, etc.

Reflexionemos pues, sobre ello:

Soy de los que considero que, cuando la conversación es fluida, la motivación sube. Se puede hablar de muchas cosas, pero la palabra nunca está de más entre dos seres humanos, creo que es algo obvio.

Si hablas con alguien, puedes crear todo aquello que hoy ves y aquello que no ves, debido a tu imaginación. De esta manera surge el poder de la palabra hablada, debido a la buena conversación que manejamos podemos convertirnos en un auténtico creador de mundos, dónde la palabra sale adelante como una flecha, cumpliendo su cometido, que no es otro que el de intercambiar ese flujo de sensaciones que, de una manera u otra, ella misma produce.

Si adelantas tu “azotea” a tiempos remotos, te percatas de que ésto lo tuvieron muy claro los pueblos antiguos, que hacían un buen uso de la palabra, y así vemos la importancia de la Tradición Oral en los aborígenes, de ahí que los cuentos hayan sido un gran invitado en esto de la palabra…doy fe de ello debido a que trabajo con niños/as, que son los que usan esa sabia imaginación para convertir sus conversaciones en un flujo de palabras y palabras que aprenden día a día…

Es curioso el poder de la palabra. Una bien dicha es capaz de salvar el universo, una mal dicha, es capaz de provocar una catástrofe. De ahí, pienso yo, la importancia de esa frase que dicta así… “no digas lo que piensas si no te has pensado el qué decir…”. Curioso, ¿no creéis?. Utilizamos palabras para todo, algunas incluso las hacemos nuestras, nos apoderamos de ellas, les ponemos nombre y apellido…y ni siquiera somos conscientes de la importancia que pueden o no pueden tener…

Se puede hablar con uno mismo, con los demás, por móvil, por internet, por la radio, en una calle, en una plaza, en una cafetería, en una playa, en la montaña, en un lago….como es algo que todos usamos…debemos cuidarlo.

Hay que intentar no caer en el fanatismo desenfrenado, pues te puede llevar a unos límites de incultura bastante elevados (es mi opinión); hay que saber escuchar al otro para aprender; es bueno innovar y no encasillarse, como decía mi amigo “el vasco” en el camino...”en la vida hay que saber un poquito de todo”; hay que abrazar a quién te abraza…es otra forma de comunicarse, de conversar con el corazón…Hay tantos “hays” y tan poquitos “hagos”…

Me considero amante de la buena conversación, siempre me llamó la atención aquellas personas que dan un buen trato a la palabra, hacen uso de una exquisitez absoluta en cuanto a la conversación se refiere…
Ultimando, decir que ésto es una cafetería, y aquí cada uno puede decir lo que piensa, siempre y cuándo se le dé un buen uso a la palabra…
P.D.T. Que tengáis una feliz semani, un abrazo grande a todos/as.
P.D.T. Como rezaba en mi anterior etapa bloguera…”Ésto es la cafetería de todos, aunque hay que recordar que la buena comunicación estimula tanto como el café, y quita el sueño en igual medida…”

P.D.T. "La Pequeña Meg" me ha otorgado un premio... así que le mando un abrazo grande desde aquí y mi agradecimiento pues... me ha hecho mucha ilusión las palabras dedicadas.
P.D.T. El Flamenco es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO… ¡qué bien suena eso joder (con perdón jejeje)!...Lo veo, lo veo… fin de curso, mis niños/as todos vestidos de gitanos/as a bailar flamenquito en “el tablao”… lo veo, lo veo jejejejejej…. Muriendo en Cádiz…cuna del flamenco...

28 comentarios:

  1. Tu no conoces a una amiga mía de aquí. Cinco minutos hablando con ella y solo desearías que rezara el silencio! Lo peor de todo es que cuando se va... no puedes recordar nada de lo que ha dicho!! Que desperdicio de palabras!

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo en lo de que hay que saber hacer buen uso de la palabra.

    Es complicado, a veces. Porque no siempre sabemos hacer buen uso de ellas. Siempre digo que las palabras son el lenguaje de la mente y los gestos, los silencios... (la comunicación no verbal) es el lenguaje del corazón. Es difícil intentar que el lenguaje de la mente explique lo que siente el corazón. No te salen las palabras. O salen, pero sientes que no estás expresando con ellas ni la mitad de lo que sientes. A veces nos enredamos en ellas para al final no decir nada. Otras, con la cabeza en caliente y el corazón en frío,... las cargamos de ira y las lanzamos como puñales sin importarnos (a priori) el daño que hagamos a quien las recibe. Después, en cambio, con la cabeza en frío y el corazón en caliente, te arrepientes. Pero como bien decías por ahí arriba una palabra mal dicha puede provocar una catástrofe.

    Una vez me mandaron un correo que comparaba las palabras y el daño que hacemos a los demás con las arrugas en un folio. Decía que, del mismo modo que cuando hacemos una bola con un papel, después nunca vuelve a su estado original por más que lo estires o intentes aplanarlo, cuando hacemos daño a alguien sucede lo mismo. Cada palabra hiriente deja una marca que, luego, por más que queramos estirar, seguirá estándo ahí. Más o menos arrugada en su "papel". Como una especie de "memoria" de todo el daño recibido, o algo así. En su momento me impactó leerlo porque, efectivamente, es así. A veces no medimos ni valoramos las consecuencias de nuestras palabras (y actos, en realidad). Porque a veces nos perdonan creemos que todo se ha olvidado. Pero no. Y no se trata de rencor. Se trata de que simple y llanamente es algo que siempre estará ahí, porque un día pasó y te hizo sufrir.

    Mi abuela siempre dice que ella perdona pero no olvida. Cuando era pequeña siempre le discutía porque me parecía eso, rencor. No entendía cómo se podía perdonar a alguien sin olvidar el daño. Hoy sé que se puede. En realidad perdonas sin más, el daño lo obvias, por lo que sea, por el tiempo, que todo lo cura, por ti misma, que has cambiado, porque a veces las cosas se dicen sin ser sentidas, por... lo que sea pero en el fondo cuando vuelves la vista atrás, lo recuerdas, luego nunca olvidas realmente.

    [...]

    ResponderEliminar
  3. [...]

    En realidad, creo que lo que prima es el buen uso de todo en general. No sólo de las palabras, si lo piensas. Una palabra mal dicha puede herir, pero una palabra no pronunciada también. Igual que podemos herir consciente o inconscientemente con nuestros actos, pero también con la ausencia de ellos. Es... complicado en realidad. A veces pienso que con tanto "control", ese estar pendiente de hacer "buen uso" de todo para no herir, no confundir, no propiciar malentendidos al final... lo lía todo. Tienes que estar pendiente de demasiados palos de la baraja. Y el que mucho abarca... poco aprieta.

    A veces creo que todo no puede ser tan complicado. Que nos complicamos la vida nosotros pensando esto o aquello. Que, en realidad, si dejáramos hablar al corazón (de verdad), palabras y sentimiento irían de la mano y entonces no habrían palabras hirientes, ni no pronunciadas (porque lo que no dice tu boca, lo están diciendo tus ojos, tus brazos... tu corazón), ni confusiones, ni malentendidos, ni leche frita. Esto es lo que soy y, aquí y ahora, esto es lo que siento. Sin más. Igual nos iría mejor así. Es fácil. O lo tomas o lo dejas. Lo que pasa es que ir por la vida a corazón descubierto... es jodido. Puede acabar muy echo polvo, el pobre :D. Por eso supongo que preferimos esconderlo bajo capas y capas de palabras y sólo los buenos observadores, los que de verdad quieren mirarlo directamente sin miedo a lo que puedan encontrar en él, llegan a encontrarlo ahí entre los huecos que dejan todas esas palabras enredadas. Y saben reconocerle en los abrazos, en los besos y las caricias.

    Preciosa entrada, como siempre. Una vez más, me hiciste pensar.



    PD: Me mola la frase de tu amigo el vasco jajaja. Con lo que me gusta a mí un abrazo... Yo añadiría que no sólo hay que abrazar a quien te abraza, sino dejarle que te abrace todo el tiempo que quiera y necesite para quedarse a gusto. Que hay por ahí mucho papafrita impaciente y culo de mal asiento que no puede estarse ni cinco minutos quietecito jajajajaja

    ResponderEliminar
  4. Jajaja las palabras de verificación que me han salido eran dignas de dos hechizos de Harry Potter: "Fortus" y "Retorus" jajajaja

    Anda que...

    Mejor me voy levitando a comer xD ¡Wingardium Leviosa!

    ResponderEliminar
  5. Esto... ahora que releo... "echo polvo" lleva "h"... ¿ves? Si sabía yo que había una buena razón pa irme a comer ya... :P

    ResponderEliminar
  6. De lo que está claro es que hay personas que tienen don de palabra y otras que no.
    Yo creo que don de palabra tengo poco, normalmente me explico mejor escribiendo (pues vaya, siendo maestra, no?)
    Que tengas una buena semana! Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado tu visión de las palabras y de a los lugares que podemos llegar, las palabras hay veces que hieren, ha veces endulzan a veces nos hacen soñar.....y a veces también delirar...

    Lo que me hizo pensar mucho de tu reflexión es abraza a quien te abraza...
    Un abrazote y un gusto pasar por tu nueva cafetería :)

    ResponderEliminar
  8. Q razón tienes, una buena conversación puede ser muy estimulante y compartir ideas y opiniones diferencias, siempre desde el respeto, claro, nos enriquece a todos. Yo soy más de palabra escrita que de hablada, pero me encanta compartir opiniones. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. La palabra... El don que nos diferencia de los animales. Preciosa tu reflexión de este domingo.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  10. No puedo estar más de ascuerdo contigo. Unas pocas palabras pueden condenarte la vida... o pueden hacer de ella la mejor.

    Hay que estar atentos a lo que se quiere decir, hay que estar atentos y saber cuáles son los sentimientos, las inquietudes y demás que uno quiere transimitir, oprque algo bonito dicho mal...Va a ir mal seguro

    En fin Willyto, siempre me gusta leerte, aunque no deje muchos comentarios... te sigo.

    Gracias por dedicar un minutillo para dejarme un abrazo, Ves? aquí tenemos un ejemplo... ME HAN ANIMADO MOGOLLÓN! no he pasado por buenos momentos, y aun, aunque mejor, estoy saliendo de un mes horrible de estrés y más cosas.

    Un besazo!!

    PD: Por cierto... muy bueno eso de Porque leemos en realidad!! jajajajj eso me suena!

    ResponderEliminar
  11. Encontrar las palabras apropiadas para que nuestro interlocutor entienda exactamente a que nos referimos no siempre es facil, al menos para mi, pero lo que esta claro, es que tu sí que las sabes usar, y por eso nos metes a todos de lleno en todos tus escritos. Es un placer leerte :)

    Saludetes!!!

    Alojomora!! (y desaparezco ¡chas!)

    ResponderEliminar
  12. Después de leer tu entrada se me vino a la mente la frase que aparece en mi blog desde que lo cree.

    Las palabras pueden ser como rayos X si se usan apropiadamente lo atraviesan todo (Aldous Huxley)

    Feliz semana.
    Siento pasarme tan poquito pero a penas me queda tiempo libre!
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Las palabras son un arma, a veces... una limitación... Como casi todo en esta vida, tienen doble cara, depende de la perspectiva en que se miren. Podría ser algo grande, un utensilio con el que darle forma al alma...

    Hay quien duda de la palabra, dicen que se las lleva el viento... por desgracia, tanta gente hace eco en el ólvido de las mismas... que pierden mucha credibilidad, cuando las palabras anteceden a hechos que si verifican lo que se pretendía... Este mundo nos ha hecho que necesitemos "ver para creer" y eso se hace incompatible con la intangibilidad de la palabra.

    Soy de ver el aspecto positivo de todo, no va a ser menos de esto... Me gusta decir palabras sentidas, sentir las que a mi van dirigidas, ser parte de la otra persona cuando en un dialogo se me incluye..., ser parte de unas letras que conforman una palabra...que quizás para alguien sienta que con ellas me envuelve...

    Ves? Muchas letras y al final siento que he dicho nada, diciendo de todo...

    BUen post!! Un besi grande! Buena semana!

    ResponderEliminar
  14. Yo también agradezco tus reflexiones, porque es bueno pararse de vez en cuando a pensar sobre ésto. Las palabras son muy importantes, los silencios a veces también hacen daño. Una buena conversación cura casi todo: la tristeza, el aburrimiento, la soledad, el pesimismo... Sin palabras es difícil la comunicación, aunque también tenéis razón cuando habláis de la importancia de los gestos. Y sobre todo, de los abrazos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Dedicado a mi amigo Willy:

    "Quiero decir palabras

    decir no es nada,

    amor, muerte y vida,

    en la boca se gastan.

    Quiero vivir palabras

    de que son algo,

    amor, muerte y vida,

    me suenan falso.

    Que me digan los ojos

    no los labios

    que me hablen las caras

    me confiesen las manos,

    palabras de los cuerpos en las entrañas,

    puestas en las lenguas ,

    siempre me engañan.

    Palabras que se sienten

    en la punta de los dedos,

    que pesan sobre mi piel,

    no me dan miedo.

    Discursos que se escriben,

    sermones que se mienten,

    las palabras siempre se enredan

    entre los dientes."

    aveces me pongo tontita y melnacólica. Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Tu escrito se relaciona bastante con lo que he escrito hace unos minutos, y sobre lo que he estado pensando estos días. Hay que saber hablar, no sólo para conversar sobre cosas ligeras, si no para comunicarnos entre nosotros. Y para ello hace falta palabra, idioma, conceptos, escuchar y ganas de ello...

    Gracias por comentar en mi blog. Me alegro que te guste. Yo también pasaré por aquí a menudo ( no controlo demasiado esto de blogger, a ver si no te pierdo la pista, jaja )

    ResponderEliminar
  17. Hola!

    Todo genial no me puedo quejar.

    A ver si un día te encuentro por el msn y te digo un montón de cuentos que están geniales para contarlos en clase :D

    Un abrazo enorme :D

    ResponderEliminar
  18. Hola! Seguro que ya te has dado cuenta de el buen libro que estás leyendo! Todos los de Julia Navarro son geniales pero este se desquita un poco de los anteriores! Ya me contarás, te espero en cargadadelibros.blogspot.com

    ResponderEliminar
  19. Las palabras....pueden hacer tanto bien, y tanto daño...mediante ellas nuestros sentimientos salen al exterior, sean del tipo de que sean, de ahí el daño que pueden hacer si no se hace un buen uso de ellas...Cuantas cosas se quedan dentro, cuantas cosas se quedan sin saber por no haberlas dicho...Las palabras son el transporte de los sentimientos, de los pensamientos, del humnor, de la tristeza, de la verdad, de la mentira, de tantas cosas....Pero a mi también me gusta el silecio, ese que se desea muchas veces y que se produce con alguien con quien tienes confianza, el silencio deseado, el que a veces dice mucho más que las palabras...

    Un abrazo!!

    PD. Me alegra que te haya hecho ilusión el premio. Me ha hecho gracia tu expresión "lo veo, lo veo" por lo de los alumnos vestidos de flamenco...Al parecer es una espresión del mus, yo no juego, pero en mi grupo de amigos usamos esa expresión cuando algún plan nos parece buena/mala idea.

    ResponderEliminar
  20. Me han gustado tus palabras, hoy me pillas con un cafelito, mejor no te podía leer. besos.

    ResponderEliminar
  21. Hola!! Gracias por tu comentario, por cierto...creo q nos vamos a llevar muy pero que muy bien, he visto en tu perfil que te gusta Alejandro Sanz y eso unido a que te gusta leer...es broma jaja!

    Un besoo grande!

    ResponderEliminar
  22. Cada vez me dejas más impresionada con las cosas que escribes. No solo por lo bien que lo haces, sino porque son cosas que hacen reflexionar y muchas veces darnos cuentas de las cosas, de cosas que están ahí y que nunca hemos sido conscientes o nunca nos hemos planteado.

    Es verdad que eso pasa así, supongo que todos lo hemos experimentado. Cuando estas con una persona que te responde con monosílabos o con frases cortas al cabo de unos segundos la conversación está muerta. Sin embargo si la otra persona responde a tus preguntas y te pregunta ella a ti.... puedes pasarte incluso horas, pues no te resulta tan incómodo o artificial, sino que es natural.

    Un saludo!! y un besote enormeee!! Muaks

    ResponderEliminar
  23. ¿No te has fijado en que la gente cada vez habla peor?
    Es curioso porque me da la sensación de que cada vez se lee más, se escribe más (sobre todo por esto de internet, foros y blog), pero se oye cada cosa por ahí...y se ve cada falta de ortografía que duele a los ojos.
    Buena semana para ti también.

    ResponderEliminar
  24. Me encanta la gente que tiene una buena conversación, quizás pq me gustaría a mí tenerla. Se puede mejorar la conversación practicando y de la misma manera empeora si no la practicas, esto es lo que estoy notando yo, a mi pesar.

    Por cierto, que me suena mucho esa foto, jeje. Besos!!

    ResponderEliminar
  25. Huy! Por lo que veo metí la pata al firmar...Esto de tener diferentes nicks es un lío. Debo de estar envejeciéndome; estos despistes no me pasaban de joven. Si no te importa, no publicaré tu comentario: prefiero tener separados el ocio y el trabajo.
    Feliz semana y perdón por el error!

    ResponderEliminar
  26. Hola Willy!!, cómo estás, hace que no me paso por aquí, pero bueno cuando consigo sacar tiempo para relajarme me voy pasando por todos los blogs y haciendo uso de la palabra, escrita... Yo creo que cuando nos sentimos bien con la compañía de una persona y nos da confianza es cuando esas palabras fluyen libremente y con mayor sensibilidad, así es que creo que es muy importante el con quién tendrás esa conversación, pues si las palabras no fluyen con naturalidad la conversación pierde su esencia... En mi caso hay personas que me cohíben y hacen que no me salgan las palabras, sin embargo con otras salen sin ninguna presión y libremente..., el truco está en econtrar esa persona para conversar...

    Un abrazo...

    ResponderEliminar
  27. Hola Willy!
    Te explico la metedura de pata: el otro día te dejé un comentario pero lo firmé con el nick que utilizo para el blog que tengo con mis alumnos... Ni te imaginas la sorpresa cuando vi tu comentario allí, hasta que me di cuenta de lo que había sucedido, jajaja. Abrazo!

    ResponderEliminar
  28. Hola Willy.
    Gracias en primer lugar por el comentario simpático que has dejado en mi blog. Es verdad que coincidimos en muchas cosas, los dos somos gaditanos, nos gusta escribir y hemos decidido invitar a los amigos a café. Ah, y además no sé si te has dado cuenta de que tengo un club de lectura (mucho más rimbombante el nombre que lo que hacemos en realidad, ja, ja) y que el libro que hemos leído y comentado es el mismo que el tuyo. Si hay algo con lo que estoy disfrutando a través del blog es por una parte conocer a gente encantadora y por otra disfrutar de las palabras. Las palabras me encantan. Conversar, por supuesto desde el respeto al otro, es la sal de la vida.
    Espero que tu tertulia se traslade también de vez en cuando a mi cafetería. Ya te hemos dado desde allí la bienvenida y por supuesto contamos contigo y con tus amigos para haceros un huequito en nuestro sofá alrededor del café.
    Un saludo gaditano.

    ResponderEliminar